• Compartir
  • Escuchar
  • Imprimir

Trámites y servicios
Factura electrónica

Imagen ilustrativa

La UOC gestiona toda la facturación mediante la factura electrónica; por eso las facturas nos las tenéis que hacer llegar mediante la plataforma de recepción y consulta de facturas electrónicas eFact, a la cual podéis acceder con el siguiente enlace.

¿Qué es la factura electrónica?

 

La factura electrónica es el documento electrónico que contiene el mismo tipo de información que hay en una factura tradicional y que se transmite con medios electrónicos. Tiene validez legal cuando lleva una firma electrónica avanzada basada en un certificado digital reconocido que garantiza su autenticidad y su integridad.

El formato de factura electrónica es el formato «facturae». Este formato lo tenéis descrito mediante un esquema XSD (XML Schema Definition) en www.facturae.es, y el formato de firma electrónica se ajusta a la especificación XML - Advanced Electronic Firmas (XAdES), ETSI TS 101 903, o bien a las evoluciones de este formato según la regulación que con este fin lleve a cabo la Administración General del Estado, conforme a lo establecido en la Orden PRE/2971/2007, de 5 de octubre, sobre la expedición de facturas por medios electrónicos cuando el destinatario de las facturas sea la Administración General del Estado u organismos públicos vinculados o dependientes de esta, y sobre la presentación de facturas expedidas entre particulares ante la Administración General del Estado o de los organismos públicos vinculados o dependientes de ésta.

Para saber los requisitos de las facturas y las obligaciones legales para los emisores, consultad cuáles son las obligaciones en la emisión de facturas en www.facturae.es.

Beneficios para las empresas

 

  • Intercambio de la información sin error entre la Universidad y los proveedores (los datos originales llegan al destino por medios electrónicos sin ningún tipo de entrada manual).
     
  • Registro de entrada de las facturas electrónicas por parte de la Universidad en un plazo máximo de 24 horas desde el momento en que se entregan, además de la reducción del tiempo de tramitación.
     
  • Como proveedores dispondréis de todas las garantías en la recepción y el registro de las facturas y podréis agilizar el inicio del cómputo de los plazos de cobro.
     
  • Ahorro de costes en la generación y emisión de facturas en formato electrónico con respecto a las facturas en papel.